TERRORES NOCTURNOS

Posted by on Oct 6, 2014 in Blog | 0 comments

TERRORES NOCTURNOS

TERRORES NOCTURNOS

Los terrores nocturnos son un tipo de trastorno del sueño que se da principalmente en los niños, y más comúnmente en los varones. Se trata de un episodio de miedo y desorientación, en el que el niño se levanta durante la noche, sintiéndose atemorizado.

Los terrores nocturnos suelen ser confundidos por las pesadillas. Para comenzar a tratarlos primera hay que diferenciarlos adecuadamente de éstas. Existen algunos puntos que hay que tomar a consideración. Primero, en la pesadilla el niño se despierta y puede recordar el mal sueño, en el terror nocturno, no, el niño se levanta de la cama y comienza a gritar y patalear, pero en realidad sigue dormido. En una pesadilla cuando el pequeño grita significa que en sí el problema ya pasó, pero en un terror nocturno los gritos forman parte del episodio.

 

Características propias de los terrores nocturnos son:

  • Aparecen en una edad que comprende entre los 4 y 12 años
  • Gritos continuos
  • Miedo
  • El niño a menudo no sabe en dónde se encuentra.
  • Sudoración
  • Hiperventilación
  • Ritmo cardiaco elevado
  • Pupilas dilatadas
  • Puede presentarse sonambulismo
  • El episodio suele durar de 10 a 20 minutos.

 

Una vez termina el episodio el niño puede volver a dormir sin problemas. A la mañana siguiente seguramente no recordará nada o si lo hace será muy vagamente.

 

Los terrores nocturnos suelen ocurrir unas tres horas después de que el niño se va a dormir. Por lo general muy temprano en la madrugada, más o menos a las 2 de la mañana. A diferencia de las pesadillas que se presentan poco antes de despertar. Los terrores nocturnos se presentan durante la transición de una fase de sueño a otra. Que en lugar de efectuarse suavemente, produce una agitación.

 

Estos terrores nocturnos no se presentan en todos los niños, en realidad la probabilidad es bastante baja. De un uno a un seis por ciento. Se dan por un cambio en el Sistema Nervioso Central. Que de hecho es el encargado de regular la actividad cerebral durante el sueño y la vigilia. Este trastorno incluso puede ser hereditario. Si uno de los familiares tuvo este mismo problema. Entonces con más razón será presentado por el niño. De la cantidad de niños que sufrieron este problema el 80 por ciento tenía familiares que lo sufrieron o que también padecieron sonambulismo

 

Pero existen algunos factores externos que de igual manera fungen como detonantes. Por ejemplo si el pequeño sufrió fiebre o alguna enfermedad, si probó un nuevo medicamento, falta de sueño, o incluso problemas emocionales o de estrés. De estos último hay que buscar la causa, como podrían ser problemas de la escuela, o quizás que el niño vaya a quedarse a dormir a un lugar nuevo.

 

Los padres pueden sentirse impotentes cuando se presentan estos problemas en sus hijos debido a que como tal no existen tratamientos. Lo mejor que puede hacerse es dejar que el episodio pase. No tratar de despertar al niño. Ya que hacer esto contribuye a que se sienta desorientado y solo lograría que tarde más en recuperarse. Debido a que los niños se mueven frenéticamente hay que evitar que se haga daño con los objetos a su alrededor. Como ya explicamos más arriba. Al cabo de una pequeña cantidad de tiempo el niño se tranquiliza.

TERRORES-NOCTURNOS_sandra patricia

Si los episodios son muy frecuentes entonces es recomendable consultar a su pediatra, ya que podría necesitarse revisión psicológica.

Agradecemos a MIGUEL KEVIN SOTO AVILA por su colaboración en la redacción de este artículo.

Agradecemos a ERICK ARTURO CRUZ  por su colaboración en la ilustración de este artículo.

Estela Vázquez Valdez 🙂

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *