CENA SALUDABLE, REPARADORA, PUNTO DE PARTIDA

Posted by on Mar 17, 2015 in Blog | 0 comments

CENA SALUDABLE, REPARADORA, PUNTO DE PARTIDA

El porque de este post surge de una situación muy real, confieso, la hora de la merienda / cena es donde siento los antojos más desastrosos. La causa es multi factorial, probablemente es la hora donde estoy más relajada porque mi beba está ya dormida y me puedo sentar a comer con calma, tal vez sea porque a esa hora es cuando convivo con mi esposo, platicamos, ponemos musiquita y velitas o porque hay días complicados donde como poco y llego a la hora de la cena hambrienta.

Las investigaciones revelan que comemos más de noche por: soledad, enojo, ansiedad, depresión, culpa, aburrimiento, nostalgia o porque sentimos que nos merecemos “el premio” después de una larga jornada.

Tal vez son otras las razones por las que tus cenas te generan malestar o culpa, analízalas; simplemente con el objetivo de estar mejor.

 

¡PONIENDONOS EN ACCION!

Lo primero, reconocer nuestra realidad, sin juzgarla, siendo objetivo. “Mis cenas no me tienen a gusto, podría nutrirme mejor y disfrutar más”.

Escucha a tu cuerpo, “A veces me quedo con hambre, a veces como lo que se me antoja como leche y galletas porque siento que lo merezco como premio, pero me produce malestares como acidez, inflamación y algo de culpa porque sé que no estoy nutriéndome tanto como podría.”

Pregúntate: ¿Qué puedo hacer diferente? Este es mi punto favorito, porque siempre tenemos muchas más posibilidades de las que vemos a simple vista.

  • Puedo comer rico y nutritivo, tengo que buscar recetas, documentarme, cocinar.
  • Puedo atender a mis antojos con alimentos más nutritivos, hay que documentarme y tener en mi alacena y refrigerador lo que me gusta y me nutre para hacer mis propias versiones de galletas, paneas o antojitos.
  • Puedo planear y anticipar la preparación de las cenas para no batallar con el cansancio o estrés del día.
  • Puedo usar mi experiencia y retomar rutinas saludables que ya me han dado resultado en el pasado tratando de adecuarlas a mi hoy. De modo flexible, porque la que fui hace años (esa muchachilla que pasaba horas en el gimnasio y tomaba sus malteadas altas en proteína) poco tiene que ver con la mamá de Abi que duerme poco y se ejercita 30 minutos si bien me va.
  • Puedo crear una red de apoyo, comentar con mi esposo mi deseo de comer mejor en las noches para que hagamos equipo y lo disfrutemos juntos. ¡Porque la vida en pareja también puede ser saludable y divertida!

Elige 2 o 3 acciones y comprométete, es mejor hacer cambios muy sutiles que tener un montón de propósitos que jamás se concretan. Honra y cumple tu palabra siempre, porque lo más importante es el compromiso que generas contigo, a partir de ahí se construye una relación de confianza y crecimiento, primero contigo luego con los demás.

Evalúa periódicamente los resultados, la finalidad es sentirnos mejor cada día, con energía, más lúcidos, ligeros, felices. La aparente “renuncia” vale la pena si se traduce en bienestar. ¿Quién quiere privarse de lo que le gusta por nada? Si mi cambio de hábitos se traduce en mejor digestión, mejor estado de mi piel, mejor descanso, pérdida de peso. ¡Entonces, esto se pone mejor porque me motiva!

Si no sabes cómo hacer o ya lo has intentado sin obtener resultados, pide ayuda, este es un punto importante, en consulta continuamente checamos el porque no se puede perder peso aunque mis amadas coachees juran que comen muy saludable. Yo veo lo siguiente que te comparto con todo cariño porque te puede servir:

  • Se desatiende el tema de las porciones porque juras que lo que comes es muy saludable y entonces es a libre demanda. Ojo, hay que cuidar al cuerpo también de las porciones.
  • Padecemos una alergia y al cuerpo le cuesta trabajo procesar el amado gluten o los lácteos.
  • Juras que comes “bien poquito” pero al apuntarlo todo caemos en la cuenta que es mucho más de lo que imaginabas.
  • Crees que los smoothies son lo máximo para alimentarte, que si están cargados de super foods son mejores y entonces agregas maca, polen, miel, cacao, aceite de coco, avena y el “ingrediente súper novedoso” que te acaban de recomendar en Facebook. Ojo, todo con moderación, infórmate, tal vez no necesitas todos esos ingredientes juntos.
  • Estás obsesionada con el tema de la comida o tu apariencia y tu mente verdaderamente juaga en tu contra por el miedo que tienes a comer, subir de peso o a disfrutar. La mente es nuestra mejor aliada, úsala a tu favor siempre.

 

adictos-a-la-comida31

 

ENTONCES, ESTE ES MI CASO PRÁCTICO:

Reconozco que puedo mejorar mis cenas porque están entorpeciendo mi digestión y causando ciertos malestares como estreñimiento.

Tengo antojos dulcitos que relaciono con momentos de convivencia familiar, puedo propiciar más momentos felices siendo consciente de disfrutarlos plenamente independientemente de la comida.

Tengo muchas posibilidades más, puedo buscar galletas con ingredientes más nutritivos como amaranto, hojuelas de avena y frutas secas o de plano buscar recetas y hacerlas yo.

Si preparo jugos o smoothies puedo dejar todo listo en la tarde para preparar con rapidez.

Si ceno verduras o pescado puedo adelantar la preparación y terminarla en la hora de la cena con mayor agilidad.

Me comprometo a hacer todas las noches un jugo verde porque me cae de maravilla. Me comprometo a incrementar mi consumo de verduras en forma de ensalada o con verduras al vapor cuando hace más frío, buscaré recetas para no aburrirme de la lechuga y el pepino sin chiste.

Al finalizar la semana me pesaré y mediré, me doy cuenta como mi forma de alimentarme impacta mi estado de ánimo y mi lucidez, estaré atenta a los cambios que presente mi cuerpo para hacer tantos ajustes como sea necesario.
Por último, analiza que ingredientes quieres incluir en tus cenas, las texturas, grados de cocción y temperaturas, es muy importante que escuches a tu cuerpo. Si no te gustan las ensaladas, no te martirices, prepara las verduras a la plancha con especias, jengibre, polvo de chile, limón, el límite es tu imaginación.

Lo más importante, DISFRUTA DEL PROCESO POR FAVOR, estamos aquí para seguir aprendiendo y para maravillarnos de la vida. El tiempo pasará, mejor que nos encuentre siempre con una actitud generosa y compasiva hacia nosotros mismos y nuestros semejantes.

Esta es una primera parte de un serial porque me parece que el tema de para más.

Te dejo algunos post que te pueden ser útiles:

Cuida la calidad de tus pensamientos, COMIENZA A MEDITAR, MEDITA Y RESPIRA

Muchas ideas sobre CENAS SALUDABLES

Receta de PANQUE DE MANZANA CASERO

Receta de PANQUE DE ZANAHORIA

 

Si tienes dudas o quieres compartir tu situación, platícame en los comentarios 🙂

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

No Comments

Join the conversation and post a comment.

Trackbacks/Pingbacks

  1. PESCADO EMPAPELADO, LA RECETA | Nutricampeones - […] el último post hablamos de las cenas reparadoras, de esas opciones que nos caen bien porque nos nutren, son…

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *